José Antonio Bañares
Barcos en Botella

PORTADA
JOSÉ ANTONIO BAÑARES
MiS TRABAJOS 

Nacido en Jaca (Huesca) en 1956, ahora vivo en Valladolid (centro-norte de España, a 2 horas de Madrid), una ciudad medieval, conocida por su universidad, y por haber sido sede de los Reyes Católicos Fernando e Isabel, y el hogar de Cristóbal Colón y Miguel de Cervantes. Soy licenciado en Tecnología de la Información (Informática), y durante muchos años he trabajado para empresas tan conocidas como Telefónica y Mc Donnell Douglas, en gestión de proyectos para toda España y para otros países de la UE. En la actualidad soy responsable de desarrollo de sistemas de TI para los servicios de emergencias sanitarias en toda Castilla y León (la comunidad autónoma más grande de Europa).
   

Mi aficción por los modelos embotellados tiene su origen en mis días en Madrid, cuando era soltero. Solo, en la gran ciudad, me aficcioné al modelismo naval para pasar esos largos ratos de ocio. Por supuesto, los solteros que vivimos solos no somos precisamente conocidos por nuestra habilidad de limpieza, y desgraciadamente los modelos navales atraen el polvo como un imán, así que es necesario limpiarlos continuamente. Es entonces cuando empezó a tener sentido introducir los modelos en botellas, y así ¡no había necesidad de quitar el polvo una y otra vez!.

En una exposición de modelismo que se celebraba en un gran centro comercial de Madrid, vi por primera vez una de las obras maestras de Juan Rodríguez del Barrio. Cuando miraba los barcos en botella a escala de Juan, estaba tan emocionado, que en mi afán de conseguir una visión más cercana, me tropecé con la barrera y casi doy con el modelo en el suelo. Desde ese día he sido un gran amigo de Juan. Todavía hoy dice que era pura envidia y que lo yo quería era destruir su modelo.

Produzco mis propios dibujos en el ordenador, utilizando el programa AUTOCAD. Todo a una escala de detalle exigente, pero, por desgracia, cuando los dibujos se reducen escalas pequeñas, los modelos no pierden el detalle fino, porque los materiales simplemente no lo permiten. Sin embargo, nada se deja al azar, antes de comenzar un modelo, hago una serie de simulaciones con el ordenador, para asegurar que los componentes detallados pasen cómodamente a través del cuello de la botella y para que ocupen el máximo espacio posible dentro de la botella. Eso le dará al modelo gran vistosidad y algo más de complejidad. Todos mis modelos son piezas únicas, cada una es un reto en sí mismo, ya sea un modelo a escala en miniatura con un detalle preciso, o modelos de botellas con largos cuellos y tapones imposibles, o miniaturas pequeñas en botellas con un diámetro interior del cuello de 7 mm e incluso menos. Mis modelos son tan diversos como el tipo y tamaño de la botella que utilizo.

También pratico la inclusión en botella de otros artículos, como una moto Vespa, un diorama del submarino Nautilus del capitán Nemo con su calamar gigante, un belén en una bombilla, etc...
En la buena compañía de Joaquín Bejarano y Pepe Ayora, tomando un vino. Este día conocí y admiré la interminable y admirable obra de Joaquín.
Diploma y Decálogo
Un recuerdo de mis amigos de Cádiz